Interidiciplinarionoticias

El Centro interdisciplinario de Ingeniería se adjudicó un Contrato Tecnológico CORFO

El proyecto que se adjudicó este importante logro es fruto al trabajo conjunto con investigadores, que trabajaron de forma interdisciplinaria y la empresa Cellus. Jaime Urra, Jefe del área de Vigilancia Tecnológica del Centro interdisciplinario fue parte del proceso de formulación.

Los Contratos tecnológicos de Corfo es medio de financiamiento estatal que promueve el vínculo y colaboración entre empresas y entidades proveedoras de conocimiento para resolver un desafío u oportunidad con alto componente de Investigación y Desarrollo (I+D).

El Centro Interdisciplinario de Ingeniería tiene como misión generar vínculos entre los académicos de la Universidad y el sector productivo, en este sentido, busca apoyar proyectos como éstos para potenciar el trabajo interdisciplinario desde la investigación aplicada.

Jaime Urra, Gestor Tecnológico y jefe del área de Vigilancia Tecnológica del CII, estuvo encargado de orientar sobre la pertinencia de las propuesta presentadas por los investigadores y/o empresas, sobre las fuentes de financiamiento disponibles. Asimismo apoya la Vigilancia Tecnológica, principalmente en búsqueda de información de patentes.

Mi rol también consistió en apoyar en aspectos relacionados con el mercado y comercialización de la propuesta. Además de la revisión del presupuesto, actividades, su coherencia con los objetivos planteados y el cumplimiento de las bases del concurso, manejo de la plataforma de postulación, recabar y subir toda la documentación requerida dentro del plazo”, indicó Urra.

Claudia Altamirano, profesor titular de la Escuela de Ingeniería Bioquímica de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, conversó con el Centro Interdisciplinario de Ingeniería sobre este importante hito, en cuanto a su investigación.

¿En qué consiste el proyecto que se adjudicó este fondo?

El proyecto de Contratos Tecnológicos para la Innovación de CORFO adjudicado a la empresa CELLUS Medicina Regenerativa S.A lleva por título “Desarrollo de prototipo acelular para regeneración tisular en base a secretoma de MSCs e3D cultivadas en biorreactor, con potencial de exportación” y consiste en el desarrollo de un producto innovador de terapia acelular, para el tratamiento de lesiones musculoesqueléticas severas y/o reincidentes, en base a los productos de secreción (secretoma) derivados del cultivo en suspensión de Células Madre Mesenquimales (MSCs) como autoagregados tridimensionales libres de soporte, MSCs e3D, producto desarrollado por la empresa.

El proyecto será ejecutado en colaboración con nuestro Laboratorio de Células Animales, perteneciente a la Escuela de Ingeniería Bioquímica de la Facultad de Ingeniería, el que actúa como Entidad de Investigación, Desarrollo e Innovación (EI+D+i).

Nuestro rol será producir lotes de secretoma o medio condicionado en sistemas controlados de biorreactores, bajo condiciones mejoradas de operación, que aumenten las propiedades regenerativas del producto acelular. Paralelamente, la empresa busca generar una estrategia potente de protección intelectual e industrial tanto del producto como de sus aplicaciones clínicas y generar nuevas instancias de levantamiento de proyectos de I+D+i, que permita continuar con el portafolio de proyectos en esta línea de trabajo.

¿Por qué postularon a este fondo de Corfo?

Decidimos postular a este fondo concursable porque el proyecto presenta dos componentes fundamentales: una fuerte componente de investigación, que busca determinar el efecto de diferentes parámetros operacionales sobre el perfil de secreción de las MSCs en biorreactores, y una componente de desarrollo e innovación que tiene como objetivo desarrollar un prototipo innovador con potencial de mercado.

Estas dos aristas permiten no sólo enfrentar un desafío tecnológico significativo a nivel productivo, sino también aprovechar una oportunidad de mercado importante para la empresa, característica principal de un proyecto de ciencia aplicada, a diferencia de uno puramente investigativo, y que es la esencia de la ingeniería bioquímica.

Adicionalmente, para CELLUS, la empresa beneficiaria del subsidio, el trabajo conjunto con Universidades y Centros de Investigación de excelencia es estratégico para el desarrollo de productos cuya seguridad y eficacia sea demostrada con la máxima rigurosidad científica.

¿Por qué decidieron trabajar en conjunto al Centro Interdisciplinario de Ingeniería?

Cuando decidimos postular a esta línea de financiamiento, sabíamos que sería necesario presentar el proyecto desde diferentes perspectivas para lograr su adjudicación, por lo que nos propusimos formar un equipo de formulación multidisciplinar, en el que participaran investigadores, ingenieros de proyectos, gestores tecnológicos, abogados y directivos de la empresa.

Con este objetivo decidimos trabajar en conjunto al CII, y en base a la experiencia de sus profesionales, particularmente de Jaime como Ingeniero de Proyectos, lograr expresar de la mejor manera posible las ideas que como investigadores teníamos en mente, que en muchas ocasiones son difíciles de traducir a cifras que nos permitan: cuantificar la problemática, determinar el tamaño del mercado objetivo, definir estrategias de inserción, entre otros.

¿Qué significa esta adjudicación para ustedes?

Para nuestra Escuela es fundamental generar sinergias de colaboración con la industria, de manera que el trabajo que llevamos a cabo en el laboratorio logre escalar y trasladarse a un ecosistema productivo, y potencialmente ser llevado al mercado.

Por esta razón, la adjudicación de este proyecto no sólo significa contar con los recursos necesarios para desarrollar íntegramente la investigación planteada, que es primordial para la formación de profesionales de alto nivel, sino también permite establecer una vinculación empresa-universidad que hoy en día es clave para enfrentar los nuevos desafíos tecnológicos que se nos impone como sociedad.

 

¿Cuáles son los pasos a seguir?

El proyecto contempla 2 años para su ejecución, y considera un hito crítico de continuidad al cabo de seis meses de ejecución, por lo que ahora nos enfocamos netamente en ello.

Adicionalmente, este proyecto involucra el desarrollo de al menos una tesis doctoral, y la posterior transferencia tecnológica del conocimiento generado, por lo que estamos estableciendo los mecanismos que nos permitirán mantener la mejor comunicación y sincronización entre la empresa y el trabajo que se realiza en nuestro laboratorio.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *